TEMA DEL MES

El Trastorno de Déficit Atencional


El TDAH es un trastorno que se describe como un patrón persistente de desatención y/o hiperactividad e impulsividad.


El tratamiento médico muchas veces está basado en medicamentos que le permiten al niño poner atención y disminuir las conductas de impulsividad e hiperactividad, además de promover estrategias para padres e hijos con el fin de lograr la autorregulación emocional y conductual y dar tiempo a que se produzcan los procesos madurativos necesarios. Las terapias complementarias dan muy buenos resultados siendo la más frecuente la terapia de Flores de Bach.
En conjunto con el tratamiento médico es necesario que el psicólogo evalúe si existe algún problema en la vida del niño que pudiera explicar los síntomas.
El riesgo del diagnóstico radica en que el TDA se establezca como relato dominante en el sistema familiar, fijando la condición en el tiempo, desde la cual se explicará cualquier olvido (frecuente en los menores), incluso accidentes u otros; lo que podría traer como consecuencia la falta de confianza del niño en sus propias capacidades para salir adelante, y el sentimiento de inadecuación en comparación con sus pares.
Es muy importante que los padres respeten a sus hijos, aceptando que son personas únicas y con características propias; educar desde el amor considerando que el TDA es una condición transitoria que más allá de ser un problema, presenta desafíos y oportunidades.